Colectivos en la red

Formación

Caja de herramientas

JuveTube

JuveTube

¡Afíliate!

A por la 3ª República. A por el proceso constituyente

El Régimen está agotado. El marco político y económico acordado por la burguesía en 1978 se resquebraja. Hace una semana, los dos partidos que se turnan en el poder, no alcanzaban ni un 50% de los votos en las elecciones europeas. Y ahora, a la desesperada, el rey abdica y los voceros del poder intentan convencernos de que tiene que haber una sucesión sin sobresaltos.

 

Pero cómo no va a haber movilización popular, si la monarquía ha sido la clave de bóveda de un régimen corrupto, inmovilista y que ha excluido a la clase trabajadora del proyecto de país. Tanto el tradicionalismo del PP como el “juancarlismo” del PSOE, obedeciendo a la oligarquía del país, nos ha condenado al paro, al exilio económico, a la precariedad y la pobreza, mientras protegían sus beneficios obtenidos de nuestro trabajo. Nos han quitado demasiado, ahora lo queremos todo.

Desde la Unión de Juventudes Comunistas de España llamamos a la movilización social para exigir un referéndum vinculante que permita que el pueblo decida cómo organizar el futuro del país. La Monarquía, ya sea en la figura del sucesor de Franco o en su hijo no sirve, pero los problemas de la clase trabajadora y las capas populares van más allá de la necesidad de tener una jefatura de estado elegida democráticamente, algo que obviamente es imprescindible. Necesitamos que se deje de parchear una Constitución para seguir intentando mantener un régimen caduco. Exigimos la apertura de un Proceso Constituyente, para construir colectivamente un nuevo proyecto de país. Un país en el que no sólo decidamos sobre la jefatura del Estado, sino que seamos capaces de decidir sobre nuestra economía, sobre nuestro modelo de organización, sin obedecer a los dictados de la Troika y el capital, un país socialista, republicano, federal y laico, con control democrático de los sectores estratégicos, no sometido a la OTAN ni la UE, con memoria histórica y unas relaciones internacionales basadas en la paz y la solidaridad.

Es por esto que llamamos a la juventud a movilizarse, a tomar las riendas del futuro, a construir poder popular en las calles. Porque la generación que exige un papel en el país no está representada por el príncipe. Nosotros no heredamos de nuestros/as pades y madres un trono, sino las ganas de luchar, y el convencimiento de vencer.